El inicio

A veces nos gustaría encontrar bebidas que sigan sorprendiéndonos por lo gustoso y lo artesano con un valor novedoso. Cuando deseamos probar una nueva bebida, se nos hace dificil imaginar que ésta no deba contener necesariamente alcohol. Hemos creado una empresa de bebidas para el consumidor gourmet a partir de kombucha. Tés de origen, vinculadas a personas que trabajan la materia prima. Agua de los manantiales de Alzola. 

       Kombucha de bodega con terroir...

El camino

Los últimos años la alta restauración está viviendo una efervescencia entorno a todo lo fermentado. Procesos que desencadenan alimentos con propiedades de salud y alimentos que desarrollan una extraordinaria gama de sabores. Si el pasado nos ha obsequiado con fermentados como el café, el chocolate, el pan, el vino, la cerveza, la sidra, el queso o los yogures, en el presente descubrimos para la cocina occidental más popular elaboraciones de origen ancestral que nos eran desconocidas hasta ahora.   

De ellas llegan el kimchi, el chucrut (más continental), el kefir, el miso, la soja y tantos y tantos otros. Entre ellos, la kombucha está alcanzando una cota de introducción significativa, debido principalmente a sus propiedades de salud. No obstante esta bebida suma además otro gran potencial; a través de ella se puede desarrollar toda una gama de bebidas sofisticadas con gran complejidad en boca y apenas contenido alcohólico, lo que las hace complementarias a su uso por botella o maridaje en restauración. 

La solución

Durante los últimos años está subiendo de forma notable el consumo de bebidas sin o bajas en alcohol entre el público gourmet. Paradójicamente, la oferta no ha ido acompañando a este fenómeno hasta fechas recientes, en las que numerosas compañías artesanas, no solo están elaborando ediciones limitadas, sino que lo están haciendo para este público y parece ser una tendencia global.  

La conclusión

Hay proyectos alrededor del mundo que están buscando generar una nueva categoría de bebidas. Son bebidas artesanas con una complejidad técnica y sensorial avaladas por profesionales experimentados liderando la vanguardia de la gastronomía actual. Ama Brewery colabora con singulares proveedores de té, tiene acceso a un agua de territorio y colabora con centros de investigación que trabajan para la obtención de una bebida equilibrada, de fragante paladar y producción en formato de series limitadas. 

Una bebida con la complejidad de un champagne un vino o un sake con bajo contenido alcohólico.

Terroir de las diferentes variedades y orígenes de Camelia, flores y especies aromáticas.