El inicio

Los amigos siempre tienden a aparecer en el camino, más cuando éstos llevan a lugares donde moran los recuerdos. Lorea y Alelí son dos proyectos incipientes en la escena de Mexico DF. De sus creadores, Oswaldo y Lix, recibió DOTOREA la invitación para cocinar una divertida cena en compañía.

En la ciudad de México se representa una de las escenas más curiosas de la cocina. En el mercado de abastos (CEDA), considerado el mayor de América latina y el mundo, todo sucede a un ritmo frenético. Allí, como formas diminutas, se reúnen las dos partes, una, la que trae el fruto y otra la que lo desea. De esa transacción surge para el cocinero la oportunidad de interpretar sabores y colores. DOTOREA se zambulle en la cultura Azteca…

El camino

Una visita a Yolcán, fue suficiente material para inspirar una cena donde se reivindicaba el producto y sus formas. Como ellos reivindican, -Yolcan es una plataforma que conecta agricultores locales, consumidores responsables, académicos y a los mejores chefs de la Ciudad de México. Yolcan es una red de personas comprometidas en el rescate de las chinampas de Xochimilco y en general del campo mexicano.- De ahí, no fue tan complicado dibujar un sendero.

"Se trata de venir a Ciudad de Mexico, interpretar los productos que hay en nuestros mercados y disfrutar cocinando para gente con ganas de pasárserlo bien. Es la oportunidad de compartir un bonito momento..."

-Oswaldo Oliva-.

La solución

¿Cómo se hubiera cocinado al Pelayo a partir de un Mole…? Aunque suene quizá extraño, los dos son una bomba de sabor. Y un trinxat tostado con torreznos mexicanos… Una vez en la cocina era también la ocasión de hacer homenajes a un Milhojas que admiramos, el de Adarraga. Todo eran bocetos de trabajo hasta que llegó el momento de… emplatar.