El inicio

Dotorea nace del placer de compartir mesa y cocina con aquellos que gozan de historias, sabores, olores y texturas plenos de vida. 

El camino

Un espacio para el disfrute, la intriga, el lujo, la sorpresa, la celebración, la naturalidad, la singularidad…

La solución

 La seducción de un discurso cocinado, desde donde compartir “Un destilado de vivencias.” 

La conclusión

Cocinar ingredientes con nombres y apellidos, desafiar paladares de comensales entregados o compartir conversaciones espontáneas, son lujos al alcance de almas curiosas.